domingo, enero 16, 2022

Piden reformas judiciales que protejan a víctimas de abuso sexual infantil

Unas 60 organizaciones reclaman a la Justicia que escuche a niñas, niños y adolescentes frente a denuncias por abuso sexual y que se cambien los métodos del sistema judicial para investigar este tipo de delitos. El pedido se materializó en el documento “¿Qué pasa con la impunidad del abuso sexual en el Poder Judicial?” dado a conocer este sábado.

“Se logró imponer dentro de todo la agenda de la mujer y la diversidad, pero niñez sigue rezagado como siempre en última instancia” afirmó al respecto Sara Barni, integrante de Red Viva, organización que lleva acompañados más de 700 casos de abuso sexual en todo el país.

“Lo que se pide es que se tenga en cuenta la Convención de los Derechos del Niño, nada que no tengamos, y que también se forme a los operadores judiciales, efectores y todos los que estén trabajando con niños, niñas y adolescentes” agregó Barni.

Dentro de los mecanismos judiciales que las organizaciones denuncian como recursos para “la impunidad y revinculación de las niñas y los niños con los abusadores” aparece el falso Síndrome de Alienación Parental o falso SAP.

 “Este falso síndrome sostiene que las mamás son quienes alienan a sus hijes a dar falsos testimonios en contra de sus progenitores por parte de un abuso sexual que no existe” explicó Susana Dromi, integrante de la Red Infancia Robada San Luis. 

En 2018 el término fue rechazado y descalificado por las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación, entendiendo que gran parte de la comunidad científica y la OMS no encuentran sustento real en sus premisas.

Las activistas también mencionaron otro punto que les preocupa, que es la amedrentación a los profesionales que certifican los abusos por medio de denuncias penales mala praxis, falsedad ideológica o amenazas directas. Esto se suma a otro falso síndrome – el de “Falsas Memorias” – que señala que cuando un menor cuenta un abuso, su relato es un “recuerdo implantado” por la madre, la psicóloga clínica o la médica que lo atendió.

Como resultado de estas prácticas, “se descree sistemáticamente de la palabra del niño, se descree del testimonio de la adulta o mamá protectora y se convierte a la víctima en victimario y al victimario en víctima” observó Dromi.

“Nos referimos a que las niñeces y adolescencias no están siendo escuchadas ni tenidas en cuenta, no se cree en su palabra. Seguimos en un Poder Judicial adultocéntrico, patriarcal y machista que lamentablemente sigue desestimando la palabra de las infancias y las madres o adultas protectoras” concluyó la activista.

Con información de Télam y San Luis 24

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

últimas noticias